viernes, 17 de marzo de 2017

EL GRATO VALOR DE LA PRIMAVERA, EN LA AVENTURA DIARIA DE NUESTRAS VIDAS.

Es muy probable que cada persona tengamos un mes o período estacional objeto específico de nuestra preferencia. A veces esta temporalidad suele coincidir con la ubicación de nuestro nacimiento, pero en otros casos no siempre es así. Hay quienes prefieren el Otoño, tal vez por la forma de su carácter o temperamento. Otros, por el contrario, son fervorosos del Verano, por la templanza de sus temperaturas, junto a las previsibles y anheladas opciones vacacionales. Sin embargo hay una estación meteorológica a quienes pocos cae indiferente. Es aquella con la que se inicia el equinoccio de Primavera, este año de 2017, el lunes 20 de Marzo, exactamente a las 10:29 h. UTC del hemisferio norte de la Tierra.

Ciertamente, este cambio estacional, se nos presenta como un período meteorológica de influencias y matices contrastados. Ese “primer verdor” en el que las plantas aceleran su floración, gracias a la bonanza global térmica (con respecto al Invierno precedente) influye también, lógicamente, en los humanos, que sienten en sus organismos unos cambios hormonales influyentes para las respuestas del día a día, con unas consecuencias diversas según cada persona. El estado anímico puede oscilar entre el activismo eufórico y la depresión anímica, junto a los molestos problemas alérgicos potenciados por la polinización vegetal. Pero, en general, la mayor intensidad y duración de la insolación en el día, junto la gratitud escénica de las flores, en los jardines y en la naturaleza, todo ello favorece y potencia un alegre vitalismo mimético en los rostros de la ciudadanía.

No se debe obviar, por supuesto, el sosegado y embriagador olor representado por esa magia del azahar, que inunda de aroma los cítricos (limoneros y naranjos) con sus pequeñas y coquetas flores blancas y amarillas. Ese inconfundible y muy grato olor del az-zahr (vocablo árabe), difundido preferentemente por las ciudades mediterráneas, es un apreciado y delicado  perfume que nos avisa de que la gran fiesta primaveral ha llegado. En nuestras tradiciones y creencias, con la Semana Santa procesional, tras el período de Cuaresma que sigue al Carnaval. Pero, también, con el antecedente universal del 19 de Marzo, día de S. José y su vinculación afectiva (y, sobre todo, comercial) con la celebración del “Día del Padre”, antesala de ese otro “Día de las Madres” que llegará semanas más tarde, en el domingo 7 de Mayo.

En este multicolor escenario se enmarca nuestra sencilla historia, que nos habla de sentimientos, actitudes y respuestas, siempre en el marco sugestivo e imprevisible del comportamiento humano.

Adina es una joven mujer, madre de dos hijos adolescentes. Su marido Fermín trabaja como transportista de perecederos, generalmente verduras, frutas, productos cárnicos e incluso pescados. Ella es hija única de Elián, un padre recientemente enviudado y que además ha iniciado su etapa de jubilación laboral. A pesar que lleva muy mal la dureza de su nuevo estado de soledad, desea seguir residiendo en su vivienda de toda la vida. Siempre ha considerado que convivir con una familia, a pesar de que sea la de su hija y nietos, conlleva más inconvenientes que ventajas. Por todo ello, a pesar de los requerimientos de Adina, se mantiene firme en “negociar” en armonía ese terrible vacío que ha dejado su mujer, compensándolo, difícilmente, con la independencia que supone no tener que compartir servicios, normas e incluso caracteres, con otras personas, aunque sean los de su misma sangre.

Aún faltan días para el 19 de Marzo. Comentando la próxima efemérides de San José, con una compañera en el taller de arreglos de ropa donde trabaja, Adina piensa en buscar un buen detalle para regalar a su padre en ese Día del Padre, que tendrá lugar en la semana próxima. Desde siempre se ha llevado muy bien con Elián, no en balde ella ha sido el ojito derecho o preferido de este hombre, al que el destino no quiso concederle una mayor prole familiar. Al fin, entre varias posibilidades, decide cuál podría ser el regalo más apropiado. Conociendo que ahora, con mucho tiempo libre disponible en su vida, Elian gusta de dar largos paseos, disfrutando con la templanza solar junto a la brisa marítima mediterránea, ha pensado en buscarle un buen sombrero, con que proteger la alopecia y también la vista cansada de su progenitor.

Aprovecha la mañana del sábado (media jornada que tiene libre en el taller) para dirigirse a una buena sombrerería, entre los escasos comercios que hoy se siguen especializando en la venta de este complemento para vestir, dedicado básicamente a los caballeros. Recuerda  desde su infancia un establecimiento tradicional dedicado a la venta de este tipo de artículos, ubicado en pleno centro antiguo de la ciudad.  Para su satisfacción, a pesar de los grandes cambios que experimenta un centro urbano, transformado de una forma excesiva para atender preferentemente a la demanda turística (restaurantes, bares, cafeterías, establecimientos de comida rápida, etc) permanecen “islotes” de tiendas tradicionales, entre las que se hallan dos de estas sombrererías. Acude a la de mayor prestigio (actualmente dirigida por herederos de una cuarta generación del empresario fundador) y contempla en su escaparate una amplia muestra de los artículos ofertados para su venta: sombreros tradicionales, para el uso diario o en acontecimientos de relevancia social, gorras de tela, chisteras altas y bajas, monteras para los profesionales del toreo, las clásicas boinas, todo ello  en diversas calidades, tipos de tejidos, colores y precios. Y, por supuesto, la prenda que ella está buscando: un sombrero panamá de paja trenzada a mano, color beige muy claro con una cinta de color verde oscuro. Su especializada fabricación en Centroamérica y el material de alta calidad utilizado eleva su precio a 90 €.

A media mañana del domingo 19, Adina se desplaza al domicilio de su padre, acompañada por  su marido e  hijos. Previamente han felicitado a Fermín, entregándole una moderna caña de pescar, deporte al que es muy aficionado. Al entrar en ese piso que ella bien conoce  (en él transcurrieron aquellos inolvidables años de su infancia y juventud) percibe en Elián una extraña sonrisa y expresión, entre nerviosa y pícara. Se encuentra hoy a una persona inusualmente alegre ya que, desde la viudez, ha sido más que frecuente apreciar la mirada taciturna de su padre, los largos silencios expresivos y esa tristeza interna que el rostro apenas puede disimular. 

“Hola Papá. Te hemos traído una sorpresa, por ser hoy el día del “mejor” de los padres.  A buen seguro que te va a gustar este regalo. Ábrelo con parsimonia y emoción, pues te aseguro que no nos ha sido fácil encontrarlo. Además de bonito y de gran calidad, te va a resultar muy útil para todos estos largos paseos con que distraes las mañanas y también muchas de las tardes. Especialmente ahora que viene el buen tiempo y el sol aprieta con todas sus ganas”.

Elián agradeció con muestras de alegría el presente que le ofrecían sus hijos y nietos. Con el panamá en su cabeza, este hombre parecía mucho más esbelto y atractivo. Prometió usarlo, de manera especial, para estas estaciones calurosas, donde el sol calienta y broncea en demasía e incluso deslumbra en exceso, sobre todo para aquellos ojos un tanto gastados por el fluir de tantas hojas del calendario. Dada la efemérides del día y como compensación al grato detalle recibido, invitó a su pequeña familia a comer en algún buen restaurante o chiringuito del paseo marítimo del oeste. “Por esa zona es más fácil encontrar aparcamiento. Además también quiero daros una sorpresa pero, ese también mi regalo, no lo haré hasta los momentos del postre, cuando brindemos por la celebración de muchos “días del padre”. Estas curiosas palabras dejó en todos los presentes un cierto poso de extrañeza. Se preguntaban qué podría haber detrás de sus sonrisas y el misterio con que deseaba envolver aquello que les iba a transmitir.

Un día radiante de sol acompañaba a ese grato y suculento  almuerzo “marinero”  celebrado junto a la agradable brisa, procedente de un mar en plácida calma. Jugosos comentarios, divertidos chascarrillos, buena mesa y estimulante bebida, hacía que el día transcurriera perfecto. Elián, tocado con su nuevo sombrero panamá, parecía rejuvenecido, con ese vaquero y chaqueta fina de sport que, según confesó, hacía una semana se había comprado.  

En algún momento de la comida, el homenajeado padre había estado manejando su móvil “en traviesa “negociación” con esos sonidos característicos de los mensajes del whatsapp. Ya en los postres, una mujer aún joven (posiblemente, con los cuarenta iniciados) se acercó a la mesa que ocupaban los miembros de la familia Torreserena. Con una tierna sonrisa se puso junto a Elián, mientras este abrazaba con su mano la cintura de la inesperada invitada. A los pocos segundos, el “patriarca” familiar se puso de pie junto a ella y con una voz un tanto nerviosa, pero con amorosa intensidad afectiva, pronunció las siguientes palabras:

“Yo también tenía un regalo que ofreceros. Quiero presentaros a Celeste, la mejor y linda persona que ha logrado que recupere la ilusión y las ganas de vivir. Llevamos ya un par de semanas, en nuestra maravillosa relación, por lo que hoy, en un día un tanto especial, quiero transmitiros nuestro deseo de emprender para siempre un camino juntos. Hay una simple y gran realidad: nos queremos, nos necesitamos y nos amamos. Tal vez podáis considerar que la diferencia en edad sea un obstáculo, pero nosotros no los estimamos así. La madurez y la juventud se complementan en armonía y cada uno aporta al otro todo aquello que, generosa y sabiamente, puede enriquecerle. Celeste y yo buscamos, con ansiedad, ese muy cercano día en el que podamos pasar por la vicaría. Ella va a ser vuestra nueva madre, con todo ese cariño y sabiduría que tan bien sabe compartir”.

Adina estaba en “profundo estado de shock”. Fermín se bebió, en no más de dos segundos, la copa llena de Rioja que asía en su mano. Los niños sonreían con naturalidad, ante la divertida escena que estaban presenciando. El murmullo elevado de los demás comensales en el merendero compensaba el silencio glacial que dominaba la mesa de los Torreserena.

Ya de vuelta a casa, tras un almuerzo en el que todos se vieron obligados a interpretar su obligado papel escénico, mejor o peor improvisado, Fermín expresaba con palabras sensatas su punto de vista ante la nueva situación que llegaba, con la mayor sorpresa, a sus vidas.

“Mujer, no te lo tomes así. Tu padre ha encontrado la mejor medicina para la soledad que ha tenido que afrontar, durante todos estos meses, desde el fallecimiento de tu madre. Eso que dices que viene a llevarse los ahorros de Elián yo no lo veo así. Parece ser una buena mujer que busca en él su madurez. Por el contrario, él necesita de esa juventud y vitalidad que ella puede ofrecerle. ¿Para qué pensar en herencias y sandeces!. Nosotros vimos honestamente de nuestro trabajo y los críos han de labrarse su propia hoja de ruta en la vida. Te confieso que no me ha gustado tu actitud con esta chica. Debes reflexionar y darles esa oportunidad que todas las personas merecen. Tu madre hace ya once meses que nos dejó. La vida ha de seguir, nuestro tiempo ha de continuar”.

De manera afortunada, ese buen espíritu primaveral, que sabiamente nos vitaliza, comenzó a movilizar voluntades y a provocar la proximidad de dos personas, prácticamente de la misma generación. Adina y Celeste supìeron, con paciencia y generosidad, ir asumiendo el nuevo rol familiar que el destino había querido generar en sus vidas. Esa hermana que Adina siempre echó en falta podía ser (por la cronología y temperamento) la nueva esperanza rejuvenecedora que Elían había encontrado en la rutina solitaria de su avanzada etapa de madurez. Por su parte Celeste, ciertamente con unos antecedentes convulsos en su trayectoria vital, tuvo la suerte de hallar a un hombre que sabría poner orden, estabilidad y experiencia, en su persona.

La Primavera, con toda esa magia de contrastes y respuestas que genera,  puede colaborar en ese “renacer” que, sin duda, unos y otros necesitamos. Pero es siempre la voluntad individual el elemento o fármaco decisivo que nos facilita la fuerza renovadora para avanzar, con ilusión y confianza, en la construcción, día tras día, esfuerzo tras esfuerzo, de nuestro protagonismo en esta relativamente breve representación escénica que supone la existencia.-
 
José L. Casado Toro (viernes, 17 de Marzo 2017)
Antiguo profesor del I.E.S. Ntra. Sra. de la Victoria. Málaga


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada